Tartar de lomo: una delicia gourmet.

Si eres amante de la buena comida y te encanta descubrir nuevos sabores, el tartar de lomo es una opción que no puedes dejar de probar. Esta delicia gourmet es perfecta para los paladares más exigentes y se ha convertido en uno de los platos más populares en los mejores restaurantes del mundo.

El tartar de lomo es una preparación que consiste en carne de lomo de res o cerdo picada finamente y condimentada con una combinación de especias y aderezos. Se sirve crudo y su textura suave y sabores intensos lo convierten en un manjar irresistible.

En este post, te contaremos todo lo que necesitas saber sobre el tartar de lomo: desde su origen hasta cómo prepararlo en casa. También te daremos algunos consejos para servirlo de manera elegante y te mostraremos algunas variantes de esta receta tan versátil. ¡No te lo pierdas!

¿Por qué se llama tartar?

El nombre “tartar” proviene de la salsa tártara, que fue añadida por el famoso chef francés Escoffier a la carne cruda. Sin embargo, la historia de este plato tiene sus raíces en las islas de la Polinesia Francesa. Allí, los nativos solían preparar un plato similar a base de carne cruda, cortada en trozos pequeños y marinada con jugo de limón y especias. Este plato se conocía como “otai” y fue llevado a Francia a principios del siglo XX.

Una vez en Francia, el chef Escoffier decidió mejorar la receta añadiendo su propia salsa, la cual consiste en una mezcla de mayonesa, mostaza, pepinillos, alcaparras, cebolla y hierbas aromáticas. Esta salsa, conocida como salsa tártara, se convirtió en el acompañamiento perfecto para la carne cruda y le dio el nombre al plato: tartar.

Hoy en día, el tartar es un plato muy popular en todo el mundo, especialmente en los restaurantes de alta cocina. Se puede encontrar en diferentes versiones, utilizando diferentes tipos de carne como ternera, salmón o atún. Sin embargo, la base siempre es la misma: carne cruda picada finamente y aderezada con diferentes condimentos y especias. El resultado es un plato fresco, sabroso y lleno de sabor.

¿Qué es el tartar en la cocina?

El tartar es una preparación culinaria que se caracteriza por utilizar carne o pescado crudo picado finamente. El origen de este plato se remonta a la Edad Media, donde los tártaros, un pueblo nómada de Asia Central, solían consumir carne cruda. Con el paso del tiempo, esta técnica se fue extendiendo por Europa y se popularizó especialmente en Francia.

En la actualidad, existen diferentes variedades de tartar, siendo las más comunes el tartar de ternera o filete tártaro, el de venado, el de salmón y el de atún. La preparación básica consiste en picar finamente la carne o el pescado y mezclarlo con condimentos y salsas. Algunos de los ingredientes más utilizados son la cebolla, el pepinillo, el eneldo, la mostaza, la salsa Worcestershire y la salsa de soja. Estos condimentos aportan sabor y ayudan a realzar el sabor de la materia prima.

El tartar se presenta principalmente como un plato frío, servido en forma de pequeñas porciones sobre una tostada o una rebanada de pan. Se suele acompañar con diferentes guarniciones, como ensaladas frescas, patatas fritas o pan tostado. Además, es común encontrar variantes más sofisticadas que incluyen ingredientes como trufa, foie gras o huevas de pescado, lo que le confiere un toque de elegancia y sofisticación.

¿Dónde se inventó el tartare?

¿Dónde se inventó el tartare?

La primera teoría sobre el origen del steak tartar se remonta a los jinetes tártaros, pueblo nómada de Mongolia, que almacenaban la carne debajo de su silla de montar durante largos viajes hasta que estuviera lo suficientemente blanda como para consumirla, y sobrevivir así a las duras condiciones de la estepa. Esta práctica fue adoptada por los cosacos del siglo XVII, quienes también llevaban carne cruda bajo sus sillas de montar y la consumían de la misma manera.

Otra teoría sugiere que el steak tartar fue inventado por los chefs franceses en el siglo XIX. Según esta versión, el plato fue creado en el famoso restaurante parisino Le Grand Véfour, donde se servía una variante de carne cruda picada y condimentada. El nombre del plato se atribuye a los cosacos, quienes llevaban carne cruda en sus bolsas de montar, que se conocía como “à la tartare”.

Hoy en día, el tartare es una preparación muy popular en todo el mundo, especialmente en Europa y América del Norte. Se puede encontrar en muchos restaurantes y se sirve generalmente como entrante. El tartare se elabora con carne cruda de alta calidad, como filete de ternera, salmón o atún, que se pica finamente y se condimenta con ingredientes como cebolla, alcaparras, mostaza, salsa Worcestershire y yema de huevo. Se suele servir acompañado de tostadas o pan.

Ir arriba